jueves, 29 de septiembre de 2011

Don't cry for me Argentina...

Foto: Johnny Vilagrain
Por segundo año consecutivo, se llevó a cabo la Argentina Fashion Week à Paris.
Gracias a la Cancillería Argentina y la Fundación ExportAr, siete de los mejores diseñadores argentinos y sus modelos pudieron viajar a París y presentar sus colecciones en un gran desfile, en el primer piso de la torre Eiffel, en el salón Gustave Eiffel.
Además tuvieron la suerte de que este 29 de Septiembre fuera un día de verano esplendoroso, con sol y calor. Como una turista más, fui a la Tour Eiffel e hice la cola para subir al ascensor... todo un trámite!!!
Con enorme alegría me encontré con muchos queridos amigos argentinos y brasileros, convocados por el excellente organizador Abraao Ferreira, que fue el encargado de prensa.
Con un retraso aceptable, el desfile empezó con las prendas autóctonas de Cardón y siguió luego con la Alta Costura de Laurencio Adot, de Iaia Cano y de Claudio Cosano (ausente por un grave problema familiar, pero bien representado por su modelo vedette Liz Solari, divina con su nuevo corte de pelo...).
Después fue el turno de Carlos di Doménico, siempre muy glamoroso, de Jorge Ibañez con Ingrid Grudke y de Gabriel Lage, que cerró el desfile con Carolina Ardohain, Pampita, llevando un bellísimo traje color nude muy bordado.
En general, todos los creadores aportaron lo suyo, haciendo hincapié en los trajes de noche: muy llamativos, brillosos e impactantes. ¿Los parisinos presentes habrán pensado que las argentinas los usan a diario? ¿Que salen todos los días vestidas así? Bromas aparte, se mostró una mujer muy sensual, misteriosa, fatal.
Foto: Johnny Vilagrain
El final tuvo su cierre musical con "Don't cry for me, Argentina" en la versión de Madonna. Y yo soy tan romántica que, cada vez que escucho ese tema, lloro!!!
Por culpa de mi emoción por ir a este desfile, me olvidé la cámara de fotos... Un desastre!!!
Saqué éstas con mi iPhone... Pido disculpas por los muy mediocres resultados...
P.D.: Gracias a Johnny Vilagrain, fotógrafo oficial del evento, tenemos un par de fotos mejores!!!

martes, 27 de septiembre de 2011

Saliendo en una noche de "Eté Indien" en París...

Hay una famosa canción francesa de Joe Dassin, artista que murió muy joven y que es uno de mis preferidos, que se llama "L'eté Indien." Y habla de esos maravillosos días que, hacia fines de Septiembre o principios de Octubre, en el hemisferio norte, vuelven, misteriosamente, a ser días de verano.
Y justo este año en París, tenemos un esplendoroso "eté indien." Hoy hizo 26° C y se espera una semana de calor y sol de hasta 30°C.
París es, como siempre, bellísima y, ahora, con un sol radiante, una luz increíble y atardeceres de fuego, quita el aliento.
Además, este fenómeno metereológico coincide con el comienzo de la Fashion Week, así que no te podés quedar en tu casa!!!
Esta tarde, arrastré a mis amigos Alessandro y Viviana, él italiano y ella modelo argentina, huéspedes en mi casa y en París por el desfile de los diseñadores argentinos, a una salida de cocktail y cena afuera.
Para empezar, fuimos al agasajo de Ralph Lauren, en su boutique de Avenue Montaigne, para presentar su nuevo desafío: una colección de joyas. Muchas piezas muy lindas, grandes pulseras de oro (bien anchas) y relojes con braceletes de crocodilo negro y muchos diamantes en el cuadrante.
Va a ser un éxito.
Todo París estaba allí. Voy a destacar a la modelo Tasha de Vasconcellos, a la que encontré bellísima.
Después enfilamos hacia la librería Galignani, mi preferida, donde el escritor Charles Dantzig daba una conferencia para presentar su última obra, el libro "Dans un Avion pour Caracas." Aparte de conocer a  Charles, que es un buen escritor y un hombre cultísimo, había leído el libro y me había gustado mucho.
Siempre es un placer escuchar a alguien que sabe lo que dice!!!
Para terminar la noche, fuimos a cenar a "Mathis," un restaurant-lounge que está de moda desde hace unos años, y donde te podés encontrar con la gente más diversa: desde actores como Francis Huster a artistas internacionales, señoras de la sociedad y, también, algunos marginados de la noche.
Yo voy por la ensalada de lentejas y el atún al sesamo.
Después de cenar, dejé a mis amigos a los placeres del Paris by Night y yo me volví a casa, cual Cenicienta... mi blog-carroza me estaba esperando para que lo actualizara...

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Le Bon Marché...

Cuando el tiempo está un poco gris, cuando me siento un poco sola, o cuando tengo ganas de despejarme la cabeza de manera frívola, me doy una vuelta por el Bon Marché: el lugar más burgués, tradicional, clásico y lujoso de París.
El Bon Marché no es el típico store o almacén popular como las Galeries Lafayette o Printemps.
No.
Para empezar, su ubicación en la Rive Gauche, exactamente en el 7eme arrondissement, lo hace diferente. Menos turístico, más intelectual.
Nunca hay demasiada gente, son sólo tres pisos, no muy grandes, y todo está en su lugar.
Hoy, al enterarme de que la Gala de l'Opera, a la cual tenía que ir a las 18.45, fue anulada por huelga de los trabajadores técnicos (!!!), decidí ir al Bon Marché.
Empieza el otoño y las nuevas colecciones están colgadas. Además, hasta el 15 de Octubre hay una exposición sobre Londres, con un piso donde se encuentran marcas inglesas muy originales.
Fui directamente allí a probarme dos vestidos de Mary Katranzou, la nueva creadora inglesa de origen griego, especialista en "imprimées".
La verdad, uno me quedaba demasiado grande y el otro chico de hombros... así que no compré nada.
Me quedé admirando algunos modelos de zapatos de Charlotte Olympia, una de mis creadoras preferidas. Las agendas Smythson de (falso) cocodrilo verde esmeralda llamaron mi atención. Todavía con las manos vacías, bajé al segundo piso.
El Bon Marché es muy "tendances," así que al lado de diseñadores como Lanvin o Pucci, pude ver creaciones de los nuevos talentos, como Anthony Vaccariello (el joven ítalo-belga de super moda) y Bouchra Jarrar (una francesa-marroquí sobre quien se habla mucho en estos últimos tiempos).
Vi un vestido negro de Vaccariello, super sexy, pero demasiado escotado para el invierno.
Igual no hay nada como los trajes de Lanvin... Lástima que el que más me gustaba, uno rojo con una capa de un lado, ya lo tiene mi hermana...
Volví pues a la planta baja, la de los cosméticos y los perfumes, y también de los accesorios.
Me compré un estupendo par de guantes de cuero negro semi-largos, en vista de la llegada de los días fríos. Y volví a casa a tomar mi té, escuchar una sonata en si minor de Liszt y escribir mi post...

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Tomando el avión hacia París...

Con una mezcla de sentimientos encontrados (alegría, temor, cansancio, curiosidad) volví a ponerme mi vestido para el avión: uno negro, sin mangas, super clásico, de Chanel de 1998. Chanel, junto con Lanvin, es una de las pocas marcas que conozco que le pone la fecha de producción a sus trajes, así que uno siempre sabe en qué año se hizo y es fácil hacer cuentas...
Bueno, volviendo a mi tema, con mi vestido negro, mis tres enormes valijas y mi carry-on, partí hacia Ezeiza para abordar el vuelo de Air France 417, el que todos los días, por la tarde, une directamente Buenos Aires con París. Para mí, es como una sucursal de mis casas. Ya sé dónde me voy a sentar (siempre pasillos, soy claustrofobica!!!), lo que voy a comer (me llevo la comida desde casa: milanesa de soja, verduras, té de hinojo... sólo porque lo que ofrecen en vuelo es muy salado para mi gusto), lo que voy a leer (las últimas revistas francesas estarán abordo y las "consumo" con locura...), etc. 
Después de tantos años de "saltar" de un país al otro, esta rutina de viaje ya es parte de mi vida.
Por suerte no le tengo miedo a volar: el avión puede moverse como una coctelera que ni me despierto.
Esta vez, la única diferencia fue el servicio VIP que Aeropuertos 2000 me ofreció, gracias a Jorge Lukowsky... un lujo divino.
Todo el resto se desarrolló como de costumbre y ni bien la señal de "cinturones abrochados" se apagó, fui a ponerme mi jogging "del avión" y mi cardigan de cashmere negro, también "del avión..." 
Ahí me di cuenta de que necesitaba que lo cambiara. Este es de 1997, cuando me robaron un bolso en el aereopuerto de Roissy y el anterior desapareció con él...
Ya necesita que lo remplacen...
Amo los momentos que paso sola en vuelo. Todo se ve desde otra óptica, se puede tener una mirada diferente sobre lo que hicimos, lo que se va a ser, lo que se quiere. Por eso llevo siempre mi agenda Filofax roja, donde anoto pensamientos, ideas, listas de cosas para hacer, y comparo con las precedentes. A pesar de ser una persona muy "cibernética," hay cosas que prefiero escribir de puño y letra.
Después de haber adelantado el reloj cinco horas más, uno de mis secretos para ganarles al jet-lag, miré una de las películas propuestas,"Blue Valentine" (tristísima historia de amor), y no tardé mucho en caer en un sueño reparador.
Que se interrumpió cuando uno de los pasajeros abrió la ventanilla y el sol inundó la cabina...
Ya estábamos por llegar.
Y Paris estaba ahí, esplendorosa en esta época de fin de verano y comienzo de otoño, esperándome...

jueves, 8 de septiembre de 2011

Esta semana escucho "Vedo Nero"...

Es el tema del verano italiano y europeo. Adelmo "Zucchero" Fornaciari es uno de mis músicos favoritos desde hace muchos años y es un grande.
Disfruten de este video divino...

lunes, 5 de septiembre de 2011

Me gusta Lanvin...

Quiero compartir con ustedes este pequeño video que hizo Steven Meisel para Lanvin... Una joya de humor y de estilo.
Que lo disfruten...