miércoles, 12 de mayo de 2010

Moda y más moda...

Todas las prendas que le describí son fáciles de combinar entre sí, y se pueden realzar si elegimos los accesorios con creatividad. Si además viajo a algún destino en donde hace calor, siempre llevo una bikini y un vestido de verano color naranja o salmón. Si, por el contrario, es invierno y hace frío, agrego un par de botas de caña alta.
Por lo general se recomienda que las prendas básicas se compren en colores neutros, como negro, blanco o beige. Sin embargo, cada una sabe qué colores van bien con su tipo de piel. A una mujer de tez muy blanca, por ejemplo, el look total en negro resaltará su palidez. Por eso es bueno abrir la paleta de colores a otros también elegantes, como el marrón o el azul. Mis colores preferidos son el naranja, el fucsia, el verde esmeralda y el rojo. Son colores que van bien con mi fototipo. Para las prendas más clásicas, privilegio el negro y el azul marino.
Me siento afortunada por poder tener espacio suficiente para guardar toda mi ropa. Aún me cuesta desprenderme de mis prendas. Las guardo con cariño y esmero, pues cada una me recuerda una ocasión especial, tienen parte de mi alma. Las cuido y protejo con disciplina, las cepillo, pago buenos servicios de tintorería (lamentablemente, no se puede ahorrar en esto) y si se me ha manchado el vestido, es lo primero que hago al día siguiente. Enseguida mando a arreglar las prendas que se hayan descosido o roto, pues no guardo en mi placard aquello que no esté en condiciones de ponérmelo cuando lo necesito. Invierto en perchas de calidad, uso de madera para todo, una igual a la otra, de hombros gruesos para que no deformen, bien prolijitas. Protejo los vestidos del polvo y la luz con bolsas de plástico y ubico los pullovers y las remeras en estantes, ordenados por color y modelo, porque doblados no se estiran. En los cajones guardo la ropa interior y las bikinis. Uso perfumes para odorizar todos los rincones y tomo la precaución de utilizar métodos antipolillas que no tengan olor a naftalina.
Un armario prolijo y coherente se disfruta y habla por uno. Hace que sea fácil vestirse cada mañana y que no entremos en pánico cuando nos surge un evento. Además, si fue armado a conciencia y con cuidado crece junto a nosotras. Una mala elección de nuestras prendas puede añadirnos o quitarnos años. Lo que nos quedaba divino a los veinte puede hacer estragos con nuestro estilo después de los cuarenta. Una mujer elegante sabe perfectamente qué la favorece según su edad. Como decimos siempre en el blog, el estilo no tiene que ver con los años que figuran en el documento de identidad. Se trata de una cuestión de actitud. A los veinte se experimenta, a los treinta se madura y a partir de los cuarenta, se disfruta. ¡Vestirse correctamente es tanto más efectivo que una cirugía! La elegancia es aceptar lo que una es ahora. Y se nutre de lo que una hizo para conservar sus brazos y sus piernas para poder lucirlos a cualquier edad.
Igual hay cosas que yo desaconsejo aunque se esté en perfecto estado fisico... A los cuarenta o cincuenta hay que evitar el ridículo y no usar soquetes blancos, chatitas raras, voladitos extravagantes... o sea, todo elemento infantil tipo Paris Hilton!!!

9 comentarios:

  1. Hola Patricia te paso una página que seguro te puede interesar: http://dressassistant.com/index_win.html
    un beso.

    ResponderEliminar
  2. hola patricia sorry q cambien de tema perdi a mi yorke d 5 años x muerte natural y toy dolido c q sos una mujer muy sensible y entenderas lo q siento m gustaria q hables un pco d tu ex´periencia c tus animales o hijos como yo lo
    siento y escuchar cmo lo sobrellevaste o viviste besos ale tedesco

    ResponderEliminar
  3. Al margen de la moda, el buen gusto y la elegancia que todos te atribuimos, transmitís a los demas mucha paz y serenidad, siempre que entro a tu blog te llenas de buena onda con lo que escribis, seguis asì, saludos y contamos ams de tu estadia en paris.

    ResponderEliminar
  4. Cuanta razón tenés Patricia!! Un beso grande. Lucía.

    ResponderEliminar
  5. Patricia: ese cuaderno tuyo es similar al dress assistant? cómo los catalogás ya que debés tener por ej muchísimos sacos negros. para los vestidos anotás en qué eventos los usaste? y para los accesorios?
    queremos detalles" de ESE cuaderno!
    admiradora anónima

    ResponderEliminar
  6. Hola. Tengo 20 y pocos y recién arranco con el mundo de la moda, mejor dicho todo lo contrario porque hasta hace poco me compraba sólo lo de moda y ahora a comprarme clásicos. Por eso, a qué te referís con armario armado a conciencia y con cuidado para que crezca con nosotras? todos los años debo comprarme un clásico y uno de moda o arrancar por armarme de clásicos? Gracias! Sos divina.

    ResponderEliminar
  7. Diculpame que sea entrometida, pero que estás haciendo en Marrakech??

    ResponderEliminar
  8. Qué mona!
    Queremos más fotos!
    Saludos desde el Uruguay

    AIB

    ResponderEliminar
  9. Muy bueno su trabajo; seria maravilloso que se popularizara la idea de que el varón vuelva a usar faldas; el pantalón , los bóxer, y la correa o cinturón están trastornando muchísimo la salud y la calidad de vida de los hombres. Por salud y comodidad, es mucho mejor usar faldas, o vestidos con falda

    ResponderEliminar