domingo, 30 de mayo de 2010

Semana de sentimientos en Buenos Aires...

Aterricé en Buenos Aires el martes 25, por la mañana, bien temprano. Todavía vibraba el aire con los ecos de los festejos de la noche anterior, la alegría y el orgullo del pueblo argentino por la reapertura sontuosa del Teatro Colón. Además, después de muchos días de mal tiempo, el sol había vuelto a brillar.
Y qué emoción re-encontrarme con mi casa, con sus olores, con los objectos que me acompañan hacen casi 20 años...
Pero todavía era feriado y el día más importante: el famoso 25 de Mayo.
Pude seguir el increíble desfile por la Avenida 9 de Julio, el show de Fuerza Bruta y el pacífico momento de placer en que los argentinos (Tres millones? Seis millones?) se permitieron inundar una de las más grandes avenidas del mundo para expresar el amor (por una vez!!!) por este país generoso, que una vez supo recibir e integrar a italianos, españoles, alemanes, judíos, vascos, franceses, etc.: la ARGENTINA.
Con sus defectos y con sus virtudes...
Igual vi la otra cara de la moneda cuando el jueves siguiente sufrí el atasco de tránsito más grande de mi vida, yendo al hotel Sheraton al cocktail de entrega de los Premios de la Editorial Perfil. Estaba cerrada la 9 de Julio para ser limpiada, arreglada y repuesta, como una dama después de una fiesta... No había otro lugar por dónde pasar!!!
Todos los colectivos y los autos estaban ahí... después de 45 minutos interminables para recorrer diez cuadras, me bajé del auto y desafiando el viento, la lluviecita y la mirada poco amistosa de los trabajadores que iban a Retiro después de un día de dura actividad (¿Por qué habrían de mirarme con cariño? ¿Por mi tapado Oscar de la Renta y mis tacos Louboutin?), crucé la Avenida y finalmente llegué...
El viernes vi la salida desde Ezeiza de la Selección a Pretoria, para preparse para jugar en el Mundial de Sudafrica y la verdad es que me emocioné y me dio ganas de llorar... tantas esperanzas... la cara de Maradona, su promesa de desnudarse en el Obelisco si Argentina gana, la pasión de los hinchas... Todo muy Argentino, muy celeste y blanco, con ese toque de drama y de nostalgia, que hace que Argentina sea tan única y tan especial. Por eso el spot publicitario de Quilmes, uno de los sponsors de la Selección, que es como de juicio universal, me encantó...
Los brasileros en la misma oportunidad, cantan y bailan samba...
Y me gustó la foto del equipo entero, todos de traje gris y corbata celeste, de Etiqueta Negra, bellos, elegantes y unidos, para no defraudar a un país entero que tantas esperanzas tiene...
Yo, italiana y con apellido francés, voy a ser "hincha" de Argentina en este Mundial...

sábado, 22 de mayo de 2010

Primavera en París...

Finalmente llegó el buen tiempo.
La primavera tan esperada explotó con todo en París y el sol brilla en miles de colores.
La luz increíble, las flores, el verde de los árboles y un sentimiento de alegría, de vacaciones que se acercan, hacen que París sea el mejor lugar donde estar en estos días...
Los parisinos están más que contentos, sobre todo después de un largo (pero realmente largo) invierno y, desde mañana, 23 de Mayo hasta el martes 25, la Avenida Champs-Elysées será transformada en un enorme jardín: desde l'Etoile, o Arco del Triunfo,  hasta el Rond-Point, tres hectáreas recubiertas de parcelas de vegetación y flores, árboles y arbustos. Nada de autos en la más famosa avenida del mundo por 48 horas, para este projecto increíble organizado por Nature Capitale para celebrar las Jornadas Mundiales de Biodiversidad. Por supuesto que iré, a pie obviamente, a dar una vuelta.

Con la llegada de la primavera, las parisinas empiezan a mostrar las tendencias de moda para la temporada y sacan a relucir ese famoso buen gusto que las caracteriza desde siempre. El look este año está dado sin lugar a dudas por el uso cotidiano de una prenda que era sinónimo de playas o deportes... el SHORT.
Hoy vuelto prenda urbana, se los ve sobre todo en jeans, y si se escapan los forros de los bolsillos, mejor aún.
Con que se combina ?
Lo mejor es con un saco, largo como el short, una sahariana en color khaki, una remera marinera (la blanca a rayas azules) o musculosas. Fundamentales son las botitas un poco militares (con las piernas desnudas), o las sandalias altísimas con tiras, que son el must de la temporada. Importante para usar este look es tener las piernas un poco bronceadas, bien depiladas y desprovistas de celulitis.
Un estilo moderno, joven y fresco que me encanta.
El lugar de esta primavera parisina donde ver y ser visto es Ralph, el nuevo restaurant en el Boulevard St.Germain, que está en la planta baja del petit hotel de cuatro pisos donde Ralph Lauren puso su nueva y lujosísima boutique. Yo fui a almorzar el otro día y es realmente un lindísimo lugar. Tiene una parte de las mesas en la galería al aire libre (divina con el suelo de adoquines) y otra en el interior, decorada con un estilo country, muy americano, tipo East Coast. La comida, desde la ensalada Ralph a la hamburguesa con papas fritas o la centolla y las langostas, es extremadamente rica y cuidada. Un lugar muy singular y refinado, una mezcla de América y Francia verdaderamente interesante.

lunes, 17 de mayo de 2010

Marrakech...

A sólo tres horas de París, se encuentra una de las ciudades más mágicas que conozco: Marrakech, en Marruecos.
Los europeos y, sobre todo los franceses, hace años que la han elegido como destino favorito para las vacaciones, los fines de semana largos y cualquier otra oportunidad. Un poco como lo que pasa en Argentina con nuestro querido Punta del Este, un lugar de paz y de escape.
Salvo que Marrakech no tiene mar... aunque igual tiene mucho que ofrecer a los turistas. Yo fui muchas veces, me encanta y hoy acabo de volver de allí tras un largo fin de semana.
Les cuento que Marrakech (árabe: Mûrrakûsh, مراكش) es conocido como la Perla del Sur, al pie de las montañas del Atlas. La ciudad fue fundada por Yusuf Ibn Tasufin, primer rey de la dinastía almorávide en 1062. Actualmente cuenta 903.589 habitantes (censo de 2009), repartidos en un área de 230 km2. Esta es la cuarta ciudad más grande en Marruecos después de Casablanca, Rabat y Fez. La ciudad está dividida en dos partes distintas: la Medina o el sitio histórico y la ciudad nuevos, cuyos distritos principales se llaman: Guéliz e Invernada. El Guéliz es ahora el área comercial del centro. Fue fundada por los franceses durante el protectorado. La zona más moderna es la Palmaraie, tan bella y lujosa que podría rivalizar con Beverly Hills. Los hoteles cinco estrellas, entre ellos el mítico y recientemente refaccionado La Mamounia, el Fouquets Barriere, el Amanjena o el Four Seasons, parecen sacados, por sus servicios y lujos, de las Mil y una Noches!!! 
Y al mismo tiempo, en la ciudad vieja (a mi juicio la parte más interesante de la ciudad), casi todos los habitantes usan caftan y las mujeres burqa... muchas hasta llevan chador. El tiempo allí parece no haber pasado... El núcleo central de la ciudad vieja es la mítica Plaza Jemaa El Fna, donde pasa de todo!!! Vendedores callejeros ofrecen a los turistas desde serpientes hasta aceite de argan (extracto de una planta típica de Marruecos), jabón negro y Viagra natural. Hay puestos que tienen expuestas montañas de almendras, dátiles, frutos secos y castañas... de todo y al por mayor!!! También hay artistas que cantan, bailan y ofrecen sus espectáculos como lo vienen haciendo desde el siglo once...
Desde la plaza se accede al souk, una feria cubierta enorme donde es fácil perderse y donde hay de todo... maravillosos caftanos bordados, platería artesanal, telas, babuchas, bijouterie, carteras... demasiado para mirar... El olor de las especias, como el comino, cúrcuma o paprika, se mezcla en armonía con el del ámbar, el musk y el sándalo, vendidos en forma concentrada en pequeños cuadrados... es el olor de Marrakech!!!
Para destacar los Jardines de Majorelle, unos de los más bellos del mundo y donde hay todo tipo de cactus.
Y la comida marroqui... un placer para el paladar, con sus couscous perfumados, los tajines y la pastelería más increíble, empezando por los cuernos de gacela (a base de almendras) y los miles de bocaditos del Rey!!!
Para conocer y volver muchas veces...
Con un clima seco y un sol que brilla más de 300 días al año!!!

miércoles, 12 de mayo de 2010

Moda y más moda...

Todas las prendas que le describí son fáciles de combinar entre sí, y se pueden realzar si elegimos los accesorios con creatividad. Si además viajo a algún destino en donde hace calor, siempre llevo una bikini y un vestido de verano color naranja o salmón. Si, por el contrario, es invierno y hace frío, agrego un par de botas de caña alta.
Por lo general se recomienda que las prendas básicas se compren en colores neutros, como negro, blanco o beige. Sin embargo, cada una sabe qué colores van bien con su tipo de piel. A una mujer de tez muy blanca, por ejemplo, el look total en negro resaltará su palidez. Por eso es bueno abrir la paleta de colores a otros también elegantes, como el marrón o el azul. Mis colores preferidos son el naranja, el fucsia, el verde esmeralda y el rojo. Son colores que van bien con mi fototipo. Para las prendas más clásicas, privilegio el negro y el azul marino.
Me siento afortunada por poder tener espacio suficiente para guardar toda mi ropa. Aún me cuesta desprenderme de mis prendas. Las guardo con cariño y esmero, pues cada una me recuerda una ocasión especial, tienen parte de mi alma. Las cuido y protejo con disciplina, las cepillo, pago buenos servicios de tintorería (lamentablemente, no se puede ahorrar en esto) y si se me ha manchado el vestido, es lo primero que hago al día siguiente. Enseguida mando a arreglar las prendas que se hayan descosido o roto, pues no guardo en mi placard aquello que no esté en condiciones de ponérmelo cuando lo necesito. Invierto en perchas de calidad, uso de madera para todo, una igual a la otra, de hombros gruesos para que no deformen, bien prolijitas. Protejo los vestidos del polvo y la luz con bolsas de plástico y ubico los pullovers y las remeras en estantes, ordenados por color y modelo, porque doblados no se estiran. En los cajones guardo la ropa interior y las bikinis. Uso perfumes para odorizar todos los rincones y tomo la precaución de utilizar métodos antipolillas que no tengan olor a naftalina.
Un armario prolijo y coherente se disfruta y habla por uno. Hace que sea fácil vestirse cada mañana y que no entremos en pánico cuando nos surge un evento. Además, si fue armado a conciencia y con cuidado crece junto a nosotras. Una mala elección de nuestras prendas puede añadirnos o quitarnos años. Lo que nos quedaba divino a los veinte puede hacer estragos con nuestro estilo después de los cuarenta. Una mujer elegante sabe perfectamente qué la favorece según su edad. Como decimos siempre en el blog, el estilo no tiene que ver con los años que figuran en el documento de identidad. Se trata de una cuestión de actitud. A los veinte se experimenta, a los treinta se madura y a partir de los cuarenta, se disfruta. ¡Vestirse correctamente es tanto más efectivo que una cirugía! La elegancia es aceptar lo que una es ahora. Y se nutre de lo que una hizo para conservar sus brazos y sus piernas para poder lucirlos a cualquier edad.
Igual hay cosas que yo desaconsejo aunque se esté en perfecto estado fisico... A los cuarenta o cincuenta hay que evitar el ridículo y no usar soquetes blancos, chatitas raras, voladitos extravagantes... o sea, todo elemento infantil tipo Paris Hilton!!!

viernes, 7 de mayo de 2010

Piezas "básicas" para el guardarropa...

En la mayoría de los libros sobre moda y estilo siempre se enumeran los básicos infaltables en todo guardarropas, una especie de “uniforme“ de elegancia. Hay prendas como el jean, la camisa blanca o el clásico vestidito negro que podrían estar en el placard de toda mujer. Pero en realidad son nuestras actividades y el estilo de vida que llevamos lo que determina cuáles son nuestros “básicos“. Y lo cierto es que siempre tenemos en el vestidor más prendas que simplemente básicos. Por eso creo que los indispensables varían de mujer a mujer y para poder enumerar los míos me es más fácil si imagino qué piezas empaco a la hora de preparar una valija:

1. Un jean.
Por qué? Porque tiene esa capacidad adaptativa que hace que quede bien con todo, desde una remera hasta un top de paillettes. Como el jean es la prenda más democrática y está al alcance de todos, los diseñadores tratan de introducirles cambios e innovaciones en cada temporada para diferenciarse entre sí y crear hábitos de consumo.
Cómo? Lo mejor es un corte clásico. A mí me gustan más bien rectos o ligeramente evaseé, de tiro medio y un calce que me haga lucir bien la cola.
2. Una camisa blanca de mangas largas.
Por qué? Es importantísima porque combinándola con el jean o con una falda negra podés ir a cualquier lado. La camisa blanca es un ícono de estilo. A pesar de ser tan simple, transmite frescura y sensiblidad, y además, su color tan delicado, le confiere un aire aristocrático (no está hecha para usarse haciendo actividades que impliquen ensuciarse). Es un básico accesible a todo tipo de ingresos, poco pretenciosa y refinada. Además, nos ilumina la cara.
Cómo? Ligeramente entallada y 100% de algodón. Tiene que estar impecable (un blanco avejentado la arruina totalmente) y bien planchada.
3. Un vestido negro a la rodilla.
Por qué? La petite robe noire, creación de Coco Chanel en 1926, es el básico más cómodo y seguro. Es sensual, afina la figura y según con qué accesorios lo combinemos, se amolda fácilmente al día o a la noche. Por ser negro estiliza, realza el rostro y destaca las formas del cuerpo.
Cómo? Debe ser simple para lucir natural, seductor sin ser osado y elegante para destacar que la mujer que lo lleva tiene buen gusto. Yo lo prefiero sin mangas y de cuello redondo sin escote. Es tan versátil que se puede usar para ir a un cocktail, a una fiesta o a un entierro.
4. Una pollera negra.
Por qué? Porque es un complemento perfecto para la camisa blanca, y juntas son un ensamble sumamente elegante.
Cómo? Tipo lápiz o ligeramente evaseé, y de una tela que no se arrugue demasiado con el uso. Debe tener un largo arriba de la rodilla, ya que visualmente estiliza más la figura y no avejenta.
5. Un cardigan de cashmere negro.
Por qué? Porque es un excelente abrigo, suave, liviano y mullido. El cashmere se hila a partir de una suave capa de lana interna con la que un tipo de cabras, que vive en las montañas de China, Mongolia, Afganistán e Irán, se protege del frío. Aproximadamente entre sesenta y noventa gramos de esta lana se extrae por cabra y se necesitan doscientos cincuenta gramos para hacer un sweater de mujer… Es por esto que los cardigans de puro cashmere son tan costosos. Obviamente se pueden encontrar versiones que no son 100% cashmere, pero no serán tan durables y puede que saquen pelotitas luego de varias posturas.
Cómo? Ligeramente entallado al cuerpo…
6. Un tapadito negro de media temporada.
Por qué? Porque es un abrigo elegante que realza cualquier conjunto.
Cómo? Ni muy abrigado ni muy liviano, para pasar con comodidad de un clima a otro cuando viajamos.
7. Una campera de jean.
Por qué? Porque la usás con el vestido negro y lográs un look más canchero. Pero además se puede usar con la pollera negra y la camisa blanca para armar otro conjunto más decontracté..
Cómo? Ni demasiado grande, ni demasiado cortita
8. Un par de zapatos negros.
Por qué? Porque los tacos altos enfatizan las curvas del cuerpo, estilizan las piernas y al endurecer los músculos, afinan las pantorillas y los tobillos. Además, para compensar el equilibrio debido a la altura, naturalmente adoptamos un andar elegante y sensual. Para muchos, además, el usar tacos connota poder y autoridad, pues resultan bastante incómodos para realizar tareas que requieren esfuerzos. Pareciera que están sólo reservados a los que ejercen el mando.
Cómo? Yo prefiero los de punta cubierta pero sin talón (slingback), con un taco de 8 cm. Pero si quiero estar realmente glamorosa, me pongo unos altísimos de 14 cm.... y presto mucha atención al caminar, tratando de no caerme!!!
9. Un par de aros para usar de noche.
Por qué? Porque si no son exagerados ni compiten con nuestro atuendo, iluminan el rostro y complementan el conjunto.
Cómo? Ni muy chabacanos ni diminutos, de buenos materiales para que no provoquen alergias. No tienen por qué ser joyas auténticas, es más, en casas como H&M se los puede conseguir a buen precio.
10. Un par de anteojos de sol para usar de día.
Por qué? Porque brindan glamour instantáneo y además, son perfectos aliados para esconder una mirada cansada después de un largo viaje.
Cómo? Hay que elegirlos dependiendo siempre de la estructura de la cara. No hay dudas, hay que probárselos hasta dar con el indicado.

Cuéntenme ustedes cuáles son esas piezas básicas sin las que no pueden vivir...

martes, 4 de mayo de 2010

Les Saints de Glace...

Et voilá... je suis à Paris!!!
Y qué mala sorpresa el frío (bastante raro en esta época del año) que me esperaba en el Viejo Continente: mínima 6°C - máxima 11°C... y eso que estamos en el medio de la primavera del hemisferio norte!!
Igual ya hay árboles florecidos por todos lados: lilas, glicinas, rosas, jasmines, flores de tilo y hojas verdes en mi Parc Monceau... bastante raro queda todo bajo el cielo gris y con la gente vestida como en Febrero!!!
En el sur de la Francia, cerca de Marsella, hoy nevaron 40 cm...
Será el fin del mundo tan anunciado por escritores como Corman McCarthy o Ray Bradbury?
"Pero no! Para nada," me dijo una tía anciana que me visitó ayer, "son Les Saints de Glace..."
Qué me habrá querido decir?
Les Saints de Glace son una gran leyenda francesa según la cual todos los años, en Mayo, es normal que haga frío hasta que hayan pasado los tres días de los Santos: el 11, el 12 y el 13, o sea Saint Mamert, Saint Pancrace y Saint Servais. Desde remotas épocas paganas se cree que alrededor de esos tres días se produce un fenómeno meteorológico que se lleva el calorcito de la primavera ocasionando grandes daños en los cultivos, las plantas y los arboles que ya estaban florecidos y encaminados hacia el verano. De golpe se corre el riesgo de que el frío pueda arruinar las futuras cosechas. Por ese motivo, los agricultores les ruegan a los tres Santos para que sean clementes y el frío, si no se puede evitar, al menos no sea tan duro....
Después de muchos mayos en París, no recuerdo ni una sola vez en la que Les Saints de Glace no se hayan presentado...
A parte de los temas climáticos, en París no se habla de otra cosa que no sea el nuevo libro del filósofo Michel Onfray, "Crépuscule d' une idole," que analiza los peores aspectos y hechos de la vida de Sigmund Freud... todo un tema que ha generado una polémica enorme!!!
Y también de las frecuentaciones muy poco ortodoxas de algunos jugadores de la Selección Francesa de fútbol que podrían costarles muy caras... incluso impedirles ir al Mundial de Sudáfrica...
Veremos en los próximos días...