jueves, 8 de abril de 2010

Philippe Starck en Buenos Aires!

No es cierto que sea su primera vez en el país... pero Philippe Starck está de vuelta en Argentina.
Acabo de conocerlo personalmente en el cocktail de lanzamiento de los edificios Yoo en el complejo Nordelta, que están inspirados y diseñados bajo el estilo Starck. Simpatiquísimo, con un aire pícaro e inteligente, vestido con un look tan estrafalario como sólo un genio puede permitirse y, por supuesto, con una bella morocha a su lado.
Pero quien es Starck?
Philippe Starck nació el 18 de enero de 1949 en París y cursó sus estudios en Notre Dame de Santa-Cruz en Neuilly-sur-Seine y luego en la Escuela Nissim de Camondo en París. Pasó su infancia bajo la mesa de dibujo de su padre, que era diseñador de aviones, empleando sus horas en recortar, clavar y lijar bicicletas, motos y otros objetos. Hacía y rehacía el mundo que lo rodeaba.
Si bien fue director artístico de Pierre Cardin con apenas 20 años de edad y hacia fines de los setenta ya había participado en el diseño de muebles e interiores, su internacionalización llega recién a principios de los ochenta. En 1979, crea la sociedad "Starck Products" y los editores italianos le confían sus muebles. El Presidente de la República le pide cambiar la decoración del Élysée. Decora el Café Costes (1984), templo del diseño en el corazón de París, en la rue Fabourg-St.Honoré. Realiza la Escuela Nacional Superior de las Artes Decorativas de París, la Torre de Control del Aeropuerto de Bordeaux y la fábrica de tratamiento de residuos de la región parisina. También en París, decora la tienda de Jean-Paul Gaultier y dos restaurantes: Bon y Bon 2.
En el extranjero, también trastoca tradiciones y culturas en las grandes metrópolis, decorando restaurantes y hoteles. En New York, hace el Royalton y el Paramount, el primero de los clásicos de su nueva hotelería. También el Hudson. En Hong Kong, decora el Peninsula Hotel y luego el Hotel Delano de Miami, el Hotel Mondrian de Los Ángeles, el Clift de San Francisco y el Faena en Buenos Aires. En Londres, la nueva tienda de Jean-Paul Gaultier hará eco a los hoteles Sanderson y San Martin's Lane y tiene numerosos proyectos arquitectónicos en curso de realización en Australia, Turquía y México. Los museos no se equivocan. Nueva York, Munich, Londres, Chicago, Kioto, Barcelona, París, todos lo exponen y lo consagran.
Loco brillante y también terriblemente lúcido, dibuja sin respiro, por necesidad, por urgencia, para él y los otros. Para Philippe Starck, el diseño no es una cuestión de producción de objetos diarios, sino también un acto de creación que integra pasiones, deseos, motivaciones, cuestiones e interrogantes, la percepción global de nuestro medio ambiente y del mundo. Pero además y sobre todo, en sus creaciones pone corazón, creando objetos buenos mucho antes que bonitos.
Algunas vez vieron el exprimor de limones que hizo para la casa Alessi?
En el cocktail lo escuché decir que le encantaba Buenos Aires...

3 comentarios:

  1. Qué privilegio!!
    Adoro sus diseños, a mi nena le compré la louis ghost para su dormitorio y está fascinada con ella.
    Es único!
    Saludos
    AIB

    ResponderEliminar
  2. hol tb estuve en el evento y t vii estabas una diosa m dio verguenza saludarte mi hermana vive en la isla y tb sigue tu blog, a todo el mundo se lo recomiendo y gcias x hacerlo mas heterogeno creeme q te leen tb muchos hombres besos miles ale tedesco

    ResponderEliminar
  3. Un lujo tener un ARTISTA de la talla de P. Stark embelleciendo la Argentina.
    Si lo ves a Alan Faena, agradecele todo los esfuerzos que hiso por entusiasmar a Philippe a que disfrutemos su genialidad.
    Te agradezco Patricia que lo destaques a este hombre world class, genial él como pocos contemporaneos!!! Argentina merece mucho mas de él, si esta a tu alcance no lo dejes de agasajar y si te resulta posible juntalo con el Arq. Julio Torcello un genio Argentino poco conosido.
    Patricia, gracias por hacernos recordar las luces que Dios nos dió!!!
    Gracias
    MAP

    ResponderEliminar