lunes, 7 de diciembre de 2009

El día que Alain Delon me besó la mano...

... y, bueno, ese día fue hoy, en Paris!!!
El actor favorito de mi adolescencia, el Samurai, Rocco de Rocco y sus hermanos, Fabrizio de Il Gatopardo, Borsalino, el héroe de A plein soleil, de La piscine, el número uno de Francia, jamás igualado, me besó la mano... a mí!!!
Pero vamos por partes. Alain vive en París, como yo. Va a los mismos restaurants donde voy yo. He estado en Marrakech en el mismo almuerzo que él. Y hasta lo vi en Punta del Este en el lejano 1996, cuando Roberto Giordano lo trajo para uno de sus desfiles...
Pero hoy fui a almorzar a 154, un pequeño restaurant en el Boulevard Haussmann, al lado del Museé Jacqmart-André, con unas amigas... y allí estaba él, en la mesa de al lado, comiendo con una mujer, que parecía una secretaria y un señor.
Por pudor ni lo miré... Pero vi que estaba buenmosísimo a sus 75 años, juvenil, vestido de traje gris, camisa celeste sin corbata, buen color en la cara y el pelo... un tema parte.
Canoso, pero espeso, cortado desordenado, pero con mechas lacias... sólo las mujeres pueden entenderme!!!
¿Saben que una foto suya de 1966 es hoy usada como imagen del perfume Eau Sauvage de Dior?
Toda Paris está tapizada con esos afiches.
Yo crecí viendo sus películas.
Recuerdo todavía la emoción cuando vi, a los 13 años, La prima notte de quiete de Valerio Zurlini, un film italiano que, en Francia, tradujeron como Le Profeseur.
Aún me veo, saliendo del pequeño y único cine de Montepulciano, un domingo lluvioso...
Bueno, volviendo a hoy, él y sus acompañantes terminaron de comer antes que nosotras, se acercó entonces a nuestra mesa, saludó mi amiga y después se dirigió a mí, me tomó la mano derecha y mirándome con esos ojos azul acero, me dijo "Vous ete très belle, je vous felicite."
Y me besó la mano.
Ustedes se imaginan que casi me caigo de la silla!!!
Y siguió: "De qué te ocupas?"
"De nada..." contesté como un estúpida...
Me besó la mano una vez más con esa sonrisa única y se fue bajo los ojos admirados de todo el restaurant, con esa manera de caminar, como un felino, que ni los años, ni la vida han podido cambiar.
Lo sé, lo sé, lo que me dijo a mí se lo dice a todas... es un seductor, es Alain Delon, una leyenda viviente...
Pero...who cares ?



4 comentarios:

  1. ¡¡¡¡Qué placer!!!! Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  2. Ayyyyyyyyyyyyyyyyy!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    Felicitaciones

    ResponderEliminar
  3. Que suerte! y que envidia!yo adoro a Alain Delon,de hecho tengo un blog que se llama 'Alain Delon la mirada del cine europeo'me ha emocionado muchísimo leer lo que has escrito,gracias por compartirlo,merci!

    ResponderEliminar
  4. Jaja, me hiciste reir con tu respuesta "nada", pero hubiera respondido lo mismo o simplemente nada!
    Recuerdo mi mamá, me contó que trabajando en Aerolíneas Argentinas como azafata de tierra, tuvo el gusto de recibir a varios actores extranjeros, entre ellos a Paul Newman y que se quedó muda ante semejante hombre! (te hablo del año '60 y pico)

    ResponderEliminar