martes, 6 de octubre de 2009

Déjeuner au Ritz

Se podría decir que dos veces al año (más precisamente durante la primera semana de Octubre y la primera de Marzo) la ciudad de París se vuelve loca...
Un francés diría "Uhhh, c'est la semaine de la mode...," como si eso justificara todo...
Es verdad. A lo largo de ocho días se presentan un centenar de desfiles, de creadores famosísimos y otros que aún no lo son tanto. Toda, pero TODA la prensa del medio dice presente, con sus directoras, asistentes, fotógrafos y fauna varias. A esto hay que sumarle las modelos y sus representantes, los maquilladores, los coiffeurs, los invitados especiales que generalmente son cantantes o actrices americanas y no podemos olvidarnos de los más importantes: los COMPRADORES, o sea aquellos que compran para las grandes cadenas de almacenes, boutiques y tiendas del mundo, desde Tokio a Sydney, de este a oeste!!
Así pues el tráfico es un caos, hay inaguraciones, cocktails, fiestas... todo aquel que tenga algo que ver con el mundo fashion o el glamour tiene que estar en París.
Y el lugar neurálgico donde estar es el mítico Hotel Ritz.


Los más afortunados se hospedan, otros simplemente pasan. Y el sitio para ver y ser visto es el Bar del Ritz, donde sólo se consigue mesa si se tiene contactos.
Como buena fashionista y bloggera he almorzado todos los días ahí: es más divertido que ir a los desfiles!!
Tuve mesa al lado de Yoko Ono y su hijo Julian Lennon (con novia muy bonita) y también de Peter Dundas (el nuevo designer noruego de Pucci), que estaba con Daphne Guinness (mi seria competidora fashion! Llevaba los zapatos de Nina Ricci sin taco, con el pie suspendido como en el aire... yo no podría!!). Vi a Lindsay Lohan, la terrible chica de Los Angeles que ahora es una especie de "consejera artística" de Ungaro, ya que la maison quiere dar un golpe de juventud a su nombre un poco venido a menos... Qué decirles? Personalmente no creo que lo logre mostrando los senos al viento de las modelos... Su nueva diseñadora es Estrella Archs, una desconocida española, pero los comentarios de los desfiles se los haré en otro post.
Volvamos al Ritz.
Janet Jackson estuvo en el Ritz, Grace Coddington y Anna Wintour también... De a ratos no podía dicernir si de verdad estaban allí o si acaso me habría dormido leyendo Vogue y si
mplemente las estaba soñando...

Para volver a bajar los pies sobre la tierra, me fui al 17, rue Scribe, al lado de l'Opera, a la apertura de Uniqlo: un gigante de la moda low cost japones, que ya existe en otras grandes capitales como Londres y NYC.

Acaba de instalarse en París con una superficie de 2100 mts. Para mi gran sopresa había tres cuadras de cola para entrar!!!
Como soy estoica y sobretodo curiosa, sin protestar me puse detrás de unos japoneses y tampoco me preocupé por mi atuendo totalmente Ritz (trajecito Prada bordado de la colección primavera-verano 2005 y unas sandalias Louboutin 2009 con dolorosos tacos de 14 cm). Sin prestarle atención a los turistas y peatones que se reían de nosotros y hasta nos tomaban fotos, me hice mi media hora de cola y finalmente entré al templo Uniqlo...
Tres pisos alborotados de gente con muchas prendas de colores al estilo Gap de hace unos años.. Pero lo más eran los pullovers de puro cashmere, para hombres o mujeres, en verde, fucsia, violeta, naranja a 49,90 euros. Los jeans estaban a 9,90 euros y los tapados de invierno diseñados por Jill Sander a 120 euros... tentador!!
Pero la cola para pagar en las cajas me descorazonó por completo... tres veces más largas de lo que padecí en la calle.
Salí con las manos vacías...
La promotora que en la puerta se encargaba de regalar bolsas de algodón bio a los que sí habían comprado (prueba irrefutable: las bolsas Uniqlo en la mano), me miró con desprecio...
Mejor, me voy a tomar el té al Ritz...

No hay comentarios:

Publicar un comentario