jueves, 8 de octubre de 2009

Colecciones Primavera-Verano 2010 (parte III)

Y finalmente, después de un mes de desfiles en New York, Londres, Milán y París, las fashion-weeks terminaron. Por lo menos, hasta Febrero-Marzo 2010 donde veremos las colecciones Otoño-Invierno 2010/2011..Pero no nos adelantemos demasiado!!!
¿Qué les puedo contar de los intensos desfiles parisinos?
Si tuviera que parafrasear un dicho francés, que explica lo que hay que hacer en caso de embrollo, en vez de cherchez la femme (busca a la mujer), yo diría cherchez les chaussures, busquen los zapatos!!!
Nunca tuvieron tanta importancia en el mundo de la moda como en estos últimos tiempos... ¿Será por que las mujeres siempre tuvimos locura con ellos? ¿Será por que los modelos actuales son tan creativos que parecen reales obras de arte, con tachas, plumas, volados, tiras sobre tiras, tacos de vértigo? Ahora hay botines y hay shooty (mitad botines, mitad zapatos), modelos verdaderamente sadomasoquistas, como antes sólo había en la zona "hot" de Pigalle...
Algunos diseñadores, para tener el look botines a toda costa, presentaron zoquetes de nylon con sandalias... Vean si no la colección de Oscar de la Renta o Valli.
Definitivamente, es el año del calzado. Probablemente se deba al hecho que, salvo en pocas colecciones, la minifalda se ha impuesto como cuando Mary Quant la inventó en el lejano 1967. Y la verdad es que se necesitan sandalias, o lo que sea, para valorizar las piernas.

Pero bueno, volviendo a las pasarelas, les cuento que hay pocos creadores que me enamoraron...Sin dudarlo, Christophe Decanin de Balmain, que hizo una colección que parecía salida de la película "Mad Max" (1985): looks destroyed pero locamente sexies, modernos y jóvenes. Presentó vestidos de malla de metal en verde khaki brilloso, saquitos miméticos, botas cortas arrugadas... todo me gustó.
(Nota: Lástima que, cuando vas a la boutique a comprar, todos los talles están desfazados y nada me entra... Y eso que soy un talle 36 de ley!!!)

Mad Max à la Balmain

Lamentablente no puedo decir lo mismo de la colección de mi adorado Alber Elbaz, de Lanvin, que es el ser más afectuoso y gentil que conozco. Pero esta vez su colección me pareció sobrecargada de drapeados, pesada, muy difícil de llevar, para nada sentadora. Se murmura que Elbaz en un futuro cercano tomaría el lugar de Karl Lagerfeld en Chanel... Rumores.

La de Chanel no me gustó nada de nada. Primero por los zuecos tipo holandeses (uf!), los minivestidos infantiles, las medias con dibujos de tiras cruzadas como las esclavas romanas... Perdón, pero a mí me pareció un horror!!!

Chanel (¿Qué decirles?)

Tampoco me entusiasmé con Jean Paul Gaultier y la colección que presentó para Hermés, aunque destaco la buena calidad de los géneros y de los cueros (¡los mejores al mundo!) y, como siempre, las espléndidas carteras. La onda vestimenta de tenis de los años '30, a lo "Il giardino dei Finzi Contini," me pareció difícil de llevar, aunque en cierta manera chic.

No me desagradó la de Valentino (diseñada por Maria Rosa Chiuri y Paolo Piccioli): lindos vestidos vaporosos cortos, con volados verticales o formando flores, en colores claros, como beige, gris, crema... Se me hizo muy del estilo Marchesa, una casa de NYC. Pero lejos, muy lejos de los rojos Valentino y de aquellas épocas en las que las colecciones las hacía él...

Y ya para poner fin a mi confesión fashionista, amé bastante lo que mostró Giambattista Valli. Me parece un italiano super talentoso que aún no encontró el sponsor que lo lance definitivamente al estrellado. Presentó bellos colores, minis de plumas rojas, ruches... linda, muy linda.

Giambattista Valli

Una última sugerencia: si quieren estar a la moda, además de invertir en zapatos, cárguense de bijouterie, sobretodo de collares grandes, importantes, y muchas, muchas pulseras...

No hay comentarios:

Publicar un comentario